PEDRAZA DE LA SIERRA

¿Qué ver en Pedraza? Un viaje en el tiempo

Puerta de la Villa y Cárcel medieval

Pedraza, amurallada por completo, sólo contó (y cuenta) con una única entrada, la conocida como Puerta de la Villa, donde el escudo de Íñigo Fernández de Velasco destaca sobre su arco. Los coches acceden aquí para quedarse en el parking situado cerca del castillo. Pero un buen consejo es comenzar por este lugar y entrar caminando, como lo harían ciudadanos y visitantes durante siglos salvo por la noche, cuando la puerta se cerraba hasta la mañana siguiente.

18932204830_1db4c6254f_z

Gran parte de la Puerta de la Villa sirvió también como cárcel pública. Una vez dentro del pueblo vemos la puerta y unas escaleras por las que subir para una visita curiosa. La sala de prevención donde retenía con grilletes a los presos, así como las oscuras celdas se han conservado perfectamente hasta hoy. Sin barrotes, porque las puertas eran de madera por la que entraba la luz que el carcelero deseara. Hasta 15 personas podían compartir en una celda en la que no tenían espacio ni siquiera de tumbarse. Aunque lo peor se lo llevaban los condenados con delitos de sangre, que eran arrojados a mazmorras de las que sólo salían con los pies por delante. Los excrementos y orines de los presos de arriba, así como los propios, inundaban de hediondez un calabozo que se compactaba con barro y paja para limpiarlo cada mucho tiempo. Se dice que cuando se preparó para su restauración, aparecieron restos de cadáveres enterrados en medio del estiércol humano ya petrificado (Nota práctica: Visitas a la cárcel pública de Pedraza para fines de semana y festivos de 11:30 a 14:00 horas y de 15:45 a 19:30 h, precio individual: 3€, días laborables posibilidad de visitas para grupos a concertar, teléfono 921 50 99 55).

18931610138_dc6c53f9e1_z

De camino a la Plaza Mayor por la Calle Real

Dejamos a un lado la Calle Matadero y penetramos por las estrecheces de la Calle Real, que nos lleva hasta la Plaza Mayor. En este camino por el empedrado nos damos cuenta de la riqueza de las fachadas y del valor de la villa de Pedraza medido en un conjunto urbano armonioso al que no se le puede poner ningún pero. Pocos pueblos en España han preservado de manera semejante sus edificios. No es de extrañar que en Pedraza se hayan rodado series como Isabel, Águila Roja, Toledo o incontables anuncios de televisión (me viene a la cabeza el de la Lotería de Navidad de 2013 con la Caballé, Bustamante, Raphael y su “Nanananana… nanana” parodiado hasta la extenuación y que ya es historia de la publicidad).

18931521440_3a7878a9fc_z

Las flores emergen de algunas ventanas enrejadas para dar algo de color a un conjunto robusto, incluso algo sobrio. Pero es la uniformidad en cada calle, en cada trazado, la que convierte a Pedraza en un lugar especial. Pocas cosas han cambiado en la villa, salvo la llegada del turismo, por supuesto, que desde hace décadas se ha convertido en todo un baluarte económico para Pedraza y sus habitantes, sabedores de que se trata de una de las escapadas preferidas de muchos españoles, sobre todo venidos de Madrid, quienes se pierden en sus calles y asadores los fines de semana y los festivos en que el clima acompaña mínimamente

19113449612_4c02133783_z

La Plaza Mayor de Pedraza: blasones y soportales

Nada más empezar a ver columnas y soportales somos conscientes de que nos hallamos en la Plaza Mayor. De planta irregular, porticada y de una amplitud considerable, acoge algunos de los palacetes y casonas más impresionantes de la villa. Lo sabemos por sus escudos heráldicos y de las dimensiones propias de las residencias de casas nobles castellanas de la época, así como de quienes se beneficiaban del mercadeo lanar en cuanto a explotación y exportación.

18609830528_cacb98f745_z

Hoy muchas de esas casas son restaurantes y asadores que dan de comer (y bien) a los visitantes que buscan saborear buenas carnes de la tierra, así como los judiones de La Granja, que se preparan en Pedraza con una maestría excepcional. Durante el buen tiempo salen las sillas a la plaza para convertirla en la mejor terraza al aire libre de la comarca. No cabe duda que el emplazamiento es maravilloso.

La Plaza Mayor de Pedraza está preparada desde hace siglos para acoger numerosos festejos, sobre todo de carácter taurino. Como sucede en no pocas plazas castellanas, la posibilidad de transformarse en un coso, se advierte enseguida.

18931548240_15eeb9db5e_z

En la esquina gobierna la torre románica de San Juan Bautista, el templo cristiano más importante de la localidad, deja entrever su doble alquería. En su interior se mezclan otros conceptos artísticos como el barroco, aunque son muchos los elementos que posee de su origen en el siglo XIII como la gran pila bautismal. La imagen del Virgen del Carrascal es el foco de devoción en Pedraza. De hecho es un Santa Patrona y se saca en procesión durante la segunda semana de septiembre para dar inicio a unos festejos en los que sale lo mejor del folclore segoviano, jotas incluidas.

18931488200_0f1832b817_n

Salimos de la plaza y tomamos la calle más emblemática de Pedraza, la encantadora Calle Mayor. De fondo se advierte la figura de un hermoso castillo. Flanqueados por fachadas de viviendas, restaurantes, comercios y hospederías hacemos un camino de apenas 400 metros que hay desde la plaza hasta la fortaleza. Este caparazón de no pocos siglos de antigüedad es parte de un paseo agradable y fotogénico en el que nos empieza a rugir el estómago con el olor que desprenden sus chimeneas.

18933119259_131fa85f7e_z

 

Las ruinas de una iglesia de aspecto fantasmagórico como Santa María, en las inmediaciones del castillo, vieron tiempos mejores cuando alojaba las ceremonias religiosas de la Casa de los Velasco, los Duques de Frías. A una de las misas aquí celebradas en 1792 acudió el mismísimo Rey Carlos IV de España. Hoy, apenas quedan unos restos y una torre imperfecta. Surge entonces un terreno utilizado como aparcamiento y, por fin, el icono de Pedraza, su gran castillo.

El castillo de Pedraza

Nos ponemos frente a las puertas de la Historia. Es imposible no admirar un conjunto exterior cuyo origen es musulmán pero que en la Edad Media se rehízo completamente, sobre todo bajo la mano de los Señores de la familia Velasco, Duques de Frías y Condestables de Castilla desde finales del siglo XV.

El castillo de Pedraza hospedó o, mejor dicho, retuvo a varios personajes ilustres, como los hijos del Rey Francisco I de Francia, el gran enemigo del poderoso Emperador Carlos V. Siendo menores fueron intercambiados por su padre para que éste evitara la cárcel. Al final, uno de ellos murió y más adelante el pequeño Enrique, superviviente a un duro cautiverio, reinó en Francia como Enrique II. Pedraza tuvo un papel esencial en este encarcelamiento infantil que mantuvo en vilo a media Europa, sobre todo al país galo.

18174916934_ab2b2532a0_z

En 1926 adquirió el castillo el pintor Ignacio Zuloaga, quien se ocupó de reformarlo. Sus descendientes lo convirtieron en un museo que exhibiera las obras del artista vasco. Y así se daba una oportunidad de visitar las instalaciones de un castillo histórico que es y será por siempre el emblema de la villa de Pedraza.

Nota práctica: El castillo-museo Zuloaga abre de miércoles a domingo de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00 horas (en invierno de 16:00 a 18:00) a un precio general de 6€. Lunes, martes y festivos con cita previa llamando a los teléfonos 92 150 98 25 – 616 24 44 – 680 15 62 74).

18611266399_83c984f10e_z

A por un buen asado

Tras las visitas de rigor no queda sino abalanzarnos sobre una fuente de barro con cochinillo o cordero. Las posibilidades son múltiples y la riqueza gastronómica se palpa en varios mesones de Pedraza, pero por experiencia y amabilidad de su personal nos quedamos con el Horno de asar “El jardín”, donde además de los asados preparan una chuletillas de cordero para chuparse los dedos.

18931636618_1a42420e13_n

Para hacer la digestión seguimos paseando, esta vez por callejones menores donde todavía sobreviven algunas casas con los entramados de madera al aire. Y donde el anonimato y el silencio siguen haciendo acto de presencia. Calle Calzada, Calle Matadero o Calle Angosta son algunas de ellas. Si bien Pedraza es pequeña, intentar perdernos se convierte en un acto de fe con recompensa asegurada. La altura de la torre de San Juan Bautista nos servirá de brújula y las murallas de frontera.

18496701774_5f2edc0957_z

La noche de las velas

Los dos primeros sábados del mes de julio se colocan por la noche más de 35.000 velas en las calles de Pedraza para ser su única iluminación. En la noche de las velas, que atrae cada año a más público, no sólo se embellece la villa sino que también se dan numerosas actividades culturales y conciertos como los que se celebran en frente al castillo. Un amigo nos contó hace algún tiempo esta visita en su blog Fotonazoshttp://www.fotonazos.es/2011/07/la-noche-de-las-velas-en-pedraza/ y desde entonces tengo pendiente asistir. En 2015 esta festividad cae en 4 y 11 de julio, por lo que es para guardárselo en la agenda de verano.

En los alrededores de Pedraza hay mucho que ver y hacer…

Está claro que Pedraza es un destino para todo el año, haga frío o calor. Es ideal, además, para combinar con otras visitas próximas que merecen la pena como, por ejemplo:

  • La iglesia románica de Sotosalbos, localidad mencionada en el Libro del Buen Amor del Arcipreste de Hita, con una iglesia porticada del románico que conserva alguno de los mejores capiteles de este estilo en la península. Se pasa por esta localidad cuando vamos a Pedraza desde Segovia por la N-110.

18800024451_c71b175d02_z

  • El pórtico románico de la ermita de Nuestra Señora de las Vegas en Requijada, a 8 km de la N-110 viniendo de Segovia y nada más desviarnos a la izquierda tras pasar La Salceda. Está camino a Pedraza en la carretera entre La Velilla y Val de San Pedro, y constituye uno de los mejores ejemplos del arte románico en la zona. Destaca por sus capitales y la policromía tanto en el exterior como en el interior del templo religioso.

18792429572_8fbf73b0a4_n

  • Sepúlveda, a 25 km de Pedraza, es una localidad segoviana con fantástico emplazamiento, ya que se eleva sobre las Hoces del Duratón. Tanto la villa, con sus formas medievales bien preservadas (tiene una cárcel pública visitable al igual que Pedraza) así como el Parque Natural son una de esas visitas que dan para todo un día.

18496671904_c2a12c07d7_z

  • A 30 km de Pedraza también está Turégano, con un castillo emblemático sobre un altozano en el cual estuvo encarcelado Antonio Pérez, Secretario de Felipe II y acusado por el asesinato de Rafael Escobedo y traición a la patria. Es un pueblo con mucho encanto el turismo no es tan masivo y que merece la pena para una escapada.

He debido estar en Pedraza un mínimo de cinco o seis veces a lo largo de mi vida. Cada ocasión ha sido especial y he seguido descubriendo cosas nuevas. Pero, sobre todo, he aprendido que los viajes en el tiempo son posibles sin apenas salir de casa. Porque siento a Segovia como un hogar y mi sangre es también segoviana.

PAMELA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s